© Adam C. Stein
© Hernan Araya
© AASH
© Mauricio
© Johan Chaves
© Alex Vargas
© AASH
© Jorge Zúñiga López
© Pablo
© AASH
© Hernan Araya
© David A. Rodríguez Arias
© Luis
© Jorge Zuñiga Lopez

LOS PAISAJES AGRÍCOLAS PODRÍAN AUMENTAR LA CONECTIVIDAD, CONTRIBUYENDO CON LA CONSERVACIÓN.

Hoy queremos compartirles la investigación realizada por Natalia Estrada-Carmona y colaboradores, publicada en la revista Journal of Environmental Management en el 2019.  La agricultura y cambio de uso del suelo ha sido una de las principales causas de pérdida de hábitat, amenazando a muchas especies silvestres. Sin embargo, el aumento y el manejo adecuado de la vegetación natural en fincas agrícolas, sobre todo la cantidad y diversidad de árboles, puede brindar beneficios a los agricultores, al mismo tiempo que permite el tránsito de la vida silvestre. En este artículo, los autores buscaban determinar el efecto de diversas prácticas agrícolas, que comúnmente se usan en cafetales y potreros de Costa Rica, para la conservación de la biodiversidad. Tales como las cercas vivas usadas para dividir parcelas y árboles para dar sombra dentro de las parcelas.  El estudio se realizó en un área de 4371 hectáreas en Turrialba. Utilizaron siete años de datos de capturas de cinco especies de aves (Corapipo altera, ENG: White-ruffed Manakin; Mionectes oleagineus, ENG: Ochre-bellied Flycatcher; Phaethornis striigularis, ENG: Stripe-throated Hermit; Thalurania colombica, ENG: Crowned Woodnymph; y Troglodytes aedon, ENG: House Wren), las cuales dependen del bosque en distinto grado. Utilizando teoría de circuitos, estimaron el movimiento según la permeabilidad del hábitat, para simular el efecto de cambios en la cantidad de cercas vivas y de árboles en las fincas en el movimiento de las aves.

Troglodytes aedon      ©John van Dort

Al final del estudio encontraron que, aún en áreas pequeñas, las cercas vivas de plantas de variadas alturas facilitan el movimiento de todas las especies estudiadas y que los árboles dentro de las parcelas facilitan levemente la movilidad entre los hábitats para la mayoría de las especies. Sin embargo, las cercas vivas parecen ser más efectivas para aumentar la conectividad para aves. ¡Sólo aumentar en 20 hectáreas las cercas vivas en el área de estudio duplicaría el área de paso “actual” para las 5 especies!  Esta investigación nos ayuda a entender no sólo la forma en que utilizan las aves los espacios agrícolas para movilizarse, sino cómo puede la agricultura disminuir su impacto y aportar a la conservación, cuando a menudo se cree que ambas actividades son rivales. Esto es importante para Costa Rica porque muestra cómo es posible impulsar nuevas estrategias para la conservación de la biodiversidad junto a los agricultores y sin comprometer las actividades productivas del país.

Resumen por Ingrid Molina, Universidad de Costa Rica

Artículo original

Mionectes oleagineus       ©Diego Ocampo

NO TODOS TENEMOS HOGARES DEL MISMO TAMAÑO

En aves, el territorio es un espacio definido el cual, típicamente, contiene recursos que merecen ser protegidos en contra de otros individuos. Las características del territorio, como tamaño, pueden variar según la calidad de los recursos que éstos ofrecen y cambios en el ambiente, tales como el desarrollo urbanístico, pueden afectar la calidad de los territorios. Melozone leucotis (ENG: White-eared Ground-Sparrow) o “Cuatro-ojos de Cabeza Negra”, es una especie que utiliza los ambientes urbanos, pero es más común en ambientes suburbanos y naturales. Por otra parte, Troglogytes aedon (ENG: House wren) o “Soterrey Cucarachero”, es una especie adaptada a los ambientes urbanos y que aprovecha la infraestructura generada por los humanos. En nuestra investigación buscamos determinar si la urbanización incide en el tamaño del territorio de estas dos especies. El estudio se realizó en cinco localidades del Valle Central de Costa Rica, que varían en el grado de desarrollo urbano. Seguimos ~ 30 parejas de cada especie, durante al menos dos días, en dos temporadas reproductivas, recolectando coordenadas de GPS para determinar el tamaño de sus territorios. Posteriormente determinamos la proporción de superficies alteradas (e.g. canchas de fútbol, carreteras, edificios) y natural para cada territorio.

Troglodytes aedon       ©Diego Ocampo

Encontramos que los territorios de M. leucotis eran más grandes en sitios altamente urbanizados. Por el contrario, los territorios de T. aedon eran más grandes en los sitios poco urbanizados. Además, Encontramos una relación positiva entre la proporción de superficie alteradas y el tamaño del territorio para M. leucotis, pero no para T. aedon. Esta investigación demuestra algunos de los cambios que las aves territoriales deben implementar en ambientes urbanos. Posiblemente, las especies que simplemente persisten en estos sitios ocupan territorios más grandes para obtener todos los recursos que necesitan, porque dichos ambientes proporcionan menor cantidad y calidad de recursos por área. Mientras que, en especies adaptadas a ambientes urbanos, aún territorios pequeños les proporcionan todos los recursos necesarios. Estos resultados resaltan la relevancia de proteger los remanentes de hábitats naturales en zonas urbanas, como los matorrales densos o charrales, un hábitat generalmente poco apreciado. En el Valle Central, este hábitat constituye un sustrato irremplazable para muchas especies de mamíferos, artrópodos y aves, que están especializadas o restringidas a este hábitat. A la fecha, en Costa Rica, los matorrales densos no están protegidos bajo ninguna forma y desaparecen conforme se extiende la urbanización, exponiendo con ello a la biodiversidad que habita en los mismos.

Resumen por Roselvy Juárez, Universidad de Costa Rica.

Artículo original

Melozone leucotis  con anillos    ©John van Dort

Por la conservación y el estudio de las aves.